Sí, ciertamente, son muchos años de formación, pero ¿qué prisa hay? Además, no son años de estudio solamente. Son años de ir conociendo cada vez más a fondo, qué quiere decir y qué implica ser jesuita en nuestro mundo y en nuestra iglesia. Y esto hay que hacerlo bien, sin precipitaciones, dejando que cada etapa y cada experiencia vayan dando forma y confirme nuestra vocación.

Porque en los Ejercicios Espirituales está condensada la experiencia vital de Ignacio de Loyola. Convertida en un método espiritual  nos ayuda a cada uno personalmente a “buscar y hallar la voluntad de Dios» en nuestras vidas”. Los Ejercicios Espirituales no pertenecen exclusivamente a los jesuitas, pero son la contribución más significativa que la Compañía de Jesús ha hecho desde su fundación a la espiritualidad cristiana.

La sexualidad en la vida matrimonial a ratos también es difícil, la obediencia en la vida profesional no es un camino de rosas, la pobreza de la vida laboral a menudo es muy severa. Lo importante no es si es más o menos difícil, la clave es si te sientes llamado y sostenido por Dios en este estilo de vida. Sí es así, irás superando las dificultades y sentirás la satisfacción de vivir de esta manera el seguimiento de Jesús, en plena disponibilidad para la misión apostólica que la Compañía te encomendado.

Este es un voto típico de los jesuitas. San Ignacio quiso hacer explícito con este voto especial que la Compañía se ponía a disposición del Papa para ir a cualquier lugar del mundo y llevar el Evangelio. Es un voto de confianza en la Iglesia que, en la persona del Papa, tiene una visión más universal y puede detectar en qué lugar hace falta un servicio más urgente o más delicado.

Si haces te mueves  por esta página web te podrás hacer una idea. La verdad es que donde hemos estado a lo largo de los años es bastante variado. Desde el principio, queremos estar allí donde se pueda hacer un mayor servicio a la Iglesia y al mundo, desde las escuelas a los refugiados. Lo que caracteriza a los jesuitas no es un apostolado específico sino la disponibilidad como actitud religiosa y vital.

La mayoría lo son porque la Compañía es una orden sacerdotal. Pero unos cuantos viven los votos religiosos sin ser ordenados sacerdotes: son los hermanos jesuitas. Pero todos somos igualmente jesuitas desde el primer día que entramos en el Noviciado.

Jesuitas de Cataluña - c/ Roger de Llúria 13, 08010 Barcelona - tel. 93 318 37 36 - jesuites@jesuites.net